TORIA DE LAS LIMITACIONES, DINAMICA DE SISTEMAS, Y CISNES NEGROS

16 enero, 2021 0 No tags 0

El gran factor limitante de tu proyecto es la aparición inesperada de un evento que lo tumbe. Un puto cisne negro.

Esta es la base de la teoría de las limitaciones: tu sistema -empresa, proyecto, negocio- opera en función de los factores limitantes que tenga. Detecta esos factores limitantes, y ve intentando suprimirlos o mitigarlos. Según aumenta la complejidad de un sistema, lo hace el número de factores que lo pueden limitar. De hecho, cuando mitiguemos o suprimamos uno, seguramente aparezca otro en otra parte del sistema. Es un proceso de mejora y adaptación continuo.

Pero ¿Qué hacer con un evento que hoy no existe, que no podemos ver y por lo tanto prever, que nos puede tumbar, y que sabemos que puede aparecer en cualquier momento?

Solución: Pasarnos la vida gestionando en función de ese posible e improbable evento que nos puede tumbar. Esto implica desarrollar un modelo de gestión de tipo orgánico. Es decir, una gestión adaptada todo lo posible al entorno en el que operamos, y a nuestros -limitados- recursos (capital, endeudamiento, conocimiento, saber hacer…)

Esto no implica quedarse estancado. Muy al contrario, es coherente con una forma de crecimiento y adopción de riesgo que implica ir generando pequeñas apuestas a lo largo del tiempo, de tal forma que de no funcionar algunas de ellas, podamos ir asumiendo esas pequeñas perdidas, e ir generando nuevas apuestas -nuevas opciones-. Es decir, apostando en cada momento, lo que nuestro sistema -negocio, proyecto…-, este dispuesto a perder. Estas pequeñas apuestas deben buscar la mayor asimetría posible. Es decir, buscar un gran retorno con la mínima inversión posible, asumiendo la que la mayoría de esas pequeñas inversiones o van a funcionar. Esto es lo que entiendo por un crecimiento orgánico.

Nota: el entorno actual, es más inestable y caótico que nunca. A medida que aumenta la globalización, las relaciones se multiplican y entran más actores en el juego. Por lo tanto, las variables desconocidas que entran a formar parte del ecosistema en el que te desenvuelves se multiplican de forma exponencial. El sistema se vuelve, más y más complejo. Y por lo tanto más y más caótico.

A medida que pasa el tiempo también se acumulan -de forma silenciosa- las probabilidades de que ocurran eventos que impacten de forma negativa y salvaje en tu proyecto. Es decir, cuanto más tiempo pases en la partida, más probabilidades de encontrarte con algún evento de este tipo.

¿Qué pasa si finalmente ese evento no aparece? Mira qué suerte. El día que te retires de la partida, te llevas todos tus excedentes -beneficios-, o puedes cubrir todas tus perdidas, créditos, etc.. y a otra cosa mariposa.

Resumiendo: por un lado, tienes que estar haciendo apuestas que puedas asumir de forma constante para ir incrementando las probabilidades de acierto. Por otro, debes gestionar todo esto para evitar que la aparición de un evento inesperado y/o la acumulación de riesgos de cola te tumben. Por cierto, ningún modelo de negocio o estrategia se prueba hasta que sobrevive a un evento traumático.

Eso implica:

  • Entender que no importa la frecuencia, importa el impacto.
  • En caso de necesidad poder desarrollar un repliegue rápido y ordenado, y en caso extremo, entrar en modo latencia.
  • Crecer desde un enfoque de pura supervivencia. Esto implica un crecimiento orgánico, sin deuda, o con una deuda que se pueda cubrir en cualquier momento. Es un crecimiento adaptado al medio y los recursos de los que se dispone en cada momento.
  • Si un año no se puede crecer, o se decrece, no pasa nada. Tenemos adaptado el sistema para que aguante este escenario.
  • Una estructura -costes fijos- enfocada en mantener los procesos esenciales del modelo de negocio, eso que se llama core business.
  • Redundancias en los activos clave del negocio. No tener miedo a generar algunas ineficiencias -teóricas-. Por ejemplo, mantener un volumen de efectivo disponible -liquidez- que nos permita afrontar eventos inesperados, y en un momento, un repliegue rápido y ordenado.
  • La suma de óptimos locales, no generan un óptimo global del sistema, porque un óptimo de un subsistema, puede generar un cuello de botella en otro. Olvida la búsqueda del óptimo global del sistema, es perder el tiempo. De hecho, un sistema optimizado al máximo es un sistema con una fragilidad máxima. No se va a poder adaptar al mínimo cambio. Y a la mínima hará crack.

Cisnes grises: tener tu sistema preparado para que un evento negativo de alto impacto haga que te tambalees, pero no que te vayas a la lona. Permite ganar tiempo para intentar que el sistema se recupere del impacto.

En las siguientes entradas voy a seguir explorando todo esto con algún detalle más.

CONTRA PRODUCTIVIDAD

28 noviembre, 2020 0 No tags 0

“Más allá de ciertos límites, la producción de servicios hará a la cultura más daño de los que la producción de mercancías causó a la naturaleza”.

IVAN ILLICH

Esto esta correlacionado con las utilidades marginales decrecientes. Llega un momento que incrementar el esfuerzo no merece la pena para los resultados que se obtienen. Se ha llegado al límite. La cosa ya no escala más.

Decisiones contra productivas: Una inversión contra productiva lleva a demás un coste de oportunidad. Contra productiva porque invierto dinero, esfuerzo y/o tiempo en algo que no necesito, por lo que estoy tirando recursos perjudicando al sistema en su conjunto.

Coste de oportunidad: porque esos recursos que estoy invirtiendo -para tirarlos-, los podría estar dedicando a cosas más productivas, en beneficio del sistema.

En un sistema que no asume lo limitado del entorno, siempre se termina por alcanzar el punto de contra productividad.

Sistemas de gestión: No tener adaptado un sistema de gestión para tu organización/sistema te lleva también a ser contra productivo. Cada sistema debe estar adaptado a una organización.

Pueden existir unas líneas/conocimientos de gestión básicos, pero sin un ajuste fino a cada organización, la cosa no va a funcionar. El traje de medida única no funciona. No lo busques.

Aquí lo explican muy bien.

Hasta el año que viene!

EXPECTATIVAS

14 noviembre, 2020 0 No tags 0

Según RAE:

  • Esperanza de realizar o conseguir algo.
  • Posibilidad razonable de que algo suceda.
  • Posibilidad de conseguir un derecho, una herencia, un empleo u otra cosa, al ocurrir un suceso que se prevé.

Un ligero cambio de enfoque para sumar probabilidades de mantenernos en la partida. Que tu esperanza de inicio sea siempre la misma: sobrevivir.

Supervivencia según RAE:

  • Acción y efecto de sobrevivir.
  • Gracia concedida a alguien para gozar una renta o pensión después de haber fallecido quien la obtenía.

Sobrevivir según RAE:

  • Dicho de una persona: Vivir después de la muerte de otra o después de un determinado suceso.
  • Vivir con escasos medios o en condiciones adversas.
  • Dicho de una persona o de una cosa: Permanecer en el tiempo, perdurar. Esa tradiciónsobrevive en las zonas rurales

Las palabras supervivencia y sobrevivir, tienen un sesgo negativo, pasa lo mismo que con la palabra oportunismo.

Como ya he dicho antes, vamos a cambiar ligeramente el enfoque. Parte de que tu proyecto esté siempre preparado para poder seguir funcionando con escasos medios -en el infierno-. Por ejemplo, apostando lo que estés dispuesto a perder, no estableciendo una jerarquía costosa ni rígida…

Cada año, comienza de nuevo preguntándote que pasa si las ventas se quedan como están el año que viene, o si se van a cero, o si no si vas a crecer un % más. Que por cierto es una previsión que solo está en el papel…

Crece desde un enfoque de supervivencia. La supervivencia no significa vivir mal. Significa crecer a partir de unos mínimos que te permiten seguir en la partida. La base de la supervivencia es la mejor base de crecimiento. Elimina el sesgo de la palabra. Vivir cada día mejor implica que estas sobreviviendo. Si no te puedes mantener en la partida es imposible el crecimiento a mejor. No sé si ves la diferencia. Establece un nivel de supervivencia, y mira cuanto mejor estás por encima de esos parámetros.

Si las expectativas no se cumplen, se abre el abismo. Que te traga, no solo emocionalmente, también económicamente, ya que no has entendido lo que es un cisne negro. O un simple soplo de viento en sentido negativo.

Establece tus cálculos en función de las limitaciones propias y externas, y con eso crea unas expectativas reales. Las irreales son fáciles de hacer, están desarrolladas en función de cálculos basados en tonterías como la voluntad, el trabajo, el esfuerzo

Ansiedad y depresión -por poner un ejemplo-, son dos consecuencias de tener expectativas irreales. Una cosa importante: el éxito prematuro crea expectativas irreales. Si aciertas a la primera es seguro, que en alguno de los siguientes intentos o proyectos te la pegues (a la segunda,  tercera…) Es cuestión de tiempo, de rachas, de azar. Y de que te has creado un sesgo de “listeza propia”.

CONCENTRACIÓN VS DISPERSIÓN

31 octubre, 2020 0 No tags 0

Hoy en día solo nueve especies de plantas representan el 66% de la producción total de cultivos. Lo curioso: a lo largo de la historia, hemos cultivados más de 6.000 especies para conseguir alimentarnos.

La concentración, a priori hace que todo sea muy eficiente. Se estandarizan cultivos, procesos, procedimientos, clientes, proveedores… El problema: concentramos el riesgo de forma salvaje. Si alguno de estos cultivos cae, asegura el hambre a millones de personas. Ahora cambia el sector primario de la agricultura, por el sector terciario financiero. Piensa por ejemplo en los bancos.

Más aquí:

PUNTO DE MAXIMO ESFUERZO

17 octubre, 2020 0 No tags 0

El descubrimiento de una oportunidad -a ser posible real- debe definir el punto de máximo esfuerzo. Es el sistema de prueba error el que termina por identificar oportunidades reales. Son nuestros escasos recursos los que determinan si de verdad podemos explotar esa oportunidad. Las oportunidades que solo existen sobre el papel son teoría, laboratorio, aula, humo.

El punto de máximo esfuerzo implica combinar una serie de procesos y procedimientos que movilicen el saber hacer de nuestra organización para conseguir los objetivos propuestos. Tenemos que encontrar la combinación de herramientas y esfuerzo adecuada para cada producto.

  • Identificar necesidad/oportunidad real.
  • Desarrollo de producto.
  • Asignación de precio y cantidades necesarias -estudio de rendimiento-.
  • Comunicación.
  • Distribución.
  • Sistema de gestión -> COORDINACION de todo lo anterior.