CONTRA PRODUCTIVIDAD

28 noviembre, 2020 0 No tags 0

“Más allá de ciertos límites, la producción de servicios hará a la cultura más daño de los que la producción de mercancías causó a la naturaleza”.

IVAN ILLICH

Esto esta correlacionado con las utilidades marginales decrecientes. Llega un momento que incrementar el esfuerzo no merece la pena para los resultados que se obtienen. Se ha llegado al límite. La cosa ya no escala más.

Decisiones contra productivas: Una inversión contra productiva lleva a demás un coste de oportunidad. Contra productiva porque invierto dinero, esfuerzo y/o tiempo en algo que no necesito, por lo que estoy tirando recursos perjudicando al sistema en su conjunto.

Coste de oportunidad: porque esos recursos que estoy invirtiendo -para tirarlos-, los podría estar dedicando a cosas más productivas, en beneficio del sistema.

En un sistema que no asume lo limitado del entorno, siempre se termina por alcanzar el punto de contra productividad.

Sistemas de gestión: No tener adaptado un sistema de gestión para tu organización/sistema te lleva también a ser contra productivo. Cada sistema debe estar adaptado a una organización.

Pueden existir unas líneas/conocimientos de gestión básicos, pero sin un ajuste fino a cada organización, la cosa no va a funcionar. El traje de medida única no funciona. No lo busques.

Aquí lo explican muy bien.

Hasta el año que viene!

EXPECTATIVAS

14 noviembre, 2020 0 No tags 0

Según RAE:

  • Esperanza de realizar o conseguir algo.
  • Posibilidad razonable de que algo suceda.
  • Posibilidad de conseguir un derecho, una herencia, un empleo u otra cosa, al ocurrir un suceso que se prevé.

Un ligero cambio de enfoque para sumar probabilidades de mantenernos en la partida. Que tu esperanza de inicio sea siempre la misma: sobrevivir.

Supervivencia según RAE:

  • Acción y efecto de sobrevivir.
  • Gracia concedida a alguien para gozar una renta o pensión después de haber fallecido quien la obtenía.

Sobrevivir según RAE:

  • Dicho de una persona: Vivir después de la muerte de otra o después de un determinado suceso.
  • Vivir con escasos medios o en condiciones adversas.
  • Dicho de una persona o de una cosa: Permanecer en el tiempo, perdurar. Esa tradiciónsobrevive en las zonas rurales

Las palabras supervivencia y sobrevivir, tienen un sesgo negativo, pasa lo mismo que con la palabra oportunismo.

Como ya he dicho antes, vamos a cambiar ligeramente el enfoque. Parte de que tu proyecto esté siempre preparado para poder seguir funcionando con escasos medios -en el infierno-. Por ejemplo, apostando lo que estés dispuesto a perder, no estableciendo una jerarquía costosa ni rígida…

Cada año, comienza de nuevo preguntándote que pasa si las ventas se quedan como están el año que viene, o si se van a cero, o si no si vas a crecer un % más. Que por cierto es una previsión que solo está en el papel…

Crece desde un enfoque de supervivencia. La supervivencia no significa vivir mal. Significa crecer a partir de unos mínimos que te permiten seguir en la partida. La base de la supervivencia es la mejor base de crecimiento. Elimina el sesgo de la palabra. Vivir cada día mejor implica que estas sobreviviendo. Si no te puedes mantener en la partida es imposible el crecimiento a mejor. No sé si ves la diferencia. Establece un nivel de supervivencia, y mira cuanto mejor estás por encima de esos parámetros.

Si las expectativas no se cumplen, se abre el abismo. Que te traga, no solo emocionalmente, también económicamente, ya que no has entendido lo que es un cisne negro. O un simple soplo de viento en sentido negativo.

Establece tus cálculos en función de las limitaciones propias y externas, y con eso crea unas expectativas reales. Las irreales son fáciles de hacer, están desarrolladas en función de cálculos basados en tonterías como la voluntad, el trabajo, el esfuerzo

Ansiedad y depresión -por poner un ejemplo-, son dos consecuencias de tener expectativas irreales. Una cosa importante: el éxito prematuro crea expectativas irreales. Si aciertas a la primera es seguro, que en alguno de los siguientes intentos o proyectos te la pegues (a la segunda,  tercera…) Es cuestión de tiempo, de rachas, de azar. Y de que te has creado un sesgo de “listeza propia”.