DOS FORMAS DE HACERLO

19 octubre, 2019 0 No tags 0

Cuando eres capaz de mantener un proyecto tienes dos enfoques básicos de hacer las cosas:

  • Sacrificas rentabilidad para creer a toda leche.
  • Creces de forma lenta pero rentable.

El problema está en que la mayoría no tiene claro ninguno de los dos enfoques. Y la cosa acaba en desastre.

El mantra predominante es: crece a toda leche y funde todo el dinero que sea necesario. Lo divertido de esto en la mayoría de los casos, es que nuestro ecosistema no da para fundir pasta como si no hubiera mañana. Esto solo se da en una minoría de proyectos muy novedosos, con mercados muy definidos y pujantes. Y en sociedades dónde la inversión y el riesgo forman parte de su cultura. Sorpresa: la tuya no lo es.

Examina bien tu modelo y el mercado al que va dirigido, y no compres discursos que no te corresponden. Tienes que entender el sitio que ocupas. La mayoría de las veces, a tu mal financiado proyecto, la única salida que le va a quedar es crecer de forma lenta pero rentable. ¿Algún problema?

Nota: si ni siquiera eres capaz de crecer de forma lenta y rentable. No has acertado. Trágate el sapo y cierra cuanto antes.

0

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *