PENSAMIENTO DIFUSO

28 abril, 2018 0 No tags 0

También se conoce como pensamiento borroso. Este tipo de pensamiento se debe utilizar y admitir (lo más difícil será admitirlo…) en los niveles estratégicos, donde un tipo de pensamiento más lógico y convencional no se adapta bien.

La aplicación del pensamiento difuso tiene sentido en sistemas complejos, que además operan en entornos complejos y a largo plazo. Es decir, no lineales, asimétricos. Donde aplicar un conocimiento previo, por lo general claro y definido, es complicado, inútil, o directamente imposible. El pensamiento y la lógica difusa se adapta bien a la complejidad de la realidad. Tiene una gran aplicación en la gestión estratégica de proyectos/negocios. La gestión es un arte, no una ciencia, y la aplicación de normas rígidas es receta segura para el desastre.

Se adapta bien a conceptos que no tienen límites claros, permite trabajar con información no exacta, incompleta, y que además tenemos que proyectar a largo plazo. No tiene aplicación en entornos lineales, o con modelos matemáticos claros, que parten de premisas claras y bien definidas cuyo objetivo es llegar a soluciones precisas.

SI ALGO NO FUNCIONA

21 abril, 2018 0 No tags 0

Cuando un nuevo proyecto no funciona todo el mundo se enfada muchísimo. Cuanto más importante es el proyecto, mayor es el enfado y la decepción. La cosa, es que esperar a que algo funcione a la primera, a dar en la diana con el primer prototipo, con la primera prueba, es de ser un poco idiota o como poco iluso. Porque la probabilidad de que esto ocurra es mínima.

Por eso debemos abordar los proyectos bajo el poderoso enfoque prueba/error. Exploración y aprendizaje. Debemos ir identificando las cadenas causa-efecto que hacen que las cosas funcionen, y las que no. Cuando una beta, un prototipo no funciona, nos está ofreciendo una ingente cantidad de información que debemos estudiar y aprovechar en nuestro beneficio.

Un prototipo de modelo de negocio con un plan correcto de pruebas, nos permite probar sin tenernos que arruinar si la cosa no funciona. La filosofía es la de Sangrar sin reventar.

El problema es que si algo no funciona, y hemos apostado más de lo que podíamos perder, quebramos. Las pruebas, los prototipos deben exigir una inversión asumible en tiempo y recursos por la organización. Muchas de las pruebas no funcionarán, pero con que alguna de vez en cuando funcione, puede ser suficiente para que nuestro sistema siga funcionando…. El sangrar sin reventar.

TENERLO TODO NO BASTA

14 abril, 2018 0 No tags 0

Sin la doctrina correcta, sin la estrategia correcta, sin la operativa y las tácticas adecuadas, sin una doctrina con unos principios correctos, sin el conocimiento, los procesos y procedimientos adecuados, no importa la cantidad de recursos que tengamos.

La cantidad de recursos y los resultados no tienen una correlación lineal y automática. Dicho de otra forma, el tener los recursos suficientes no garantiza el éxito -el alcanzar los objetivos propuestos-. Recuerda que la realidad en la que te desenvuelves es asimétrica.

Si no entendemos, y por lo tanto, no adaptamos y actualizamos nuestro enfoque a la realidad en la que se desenvuelve nuestro proyecto, no vamos a poder adaptar nuestros principios de mando y liderazgo, ni vamos a poder contar con las personas, y los procesos y procedimientos adecuados.

El cimiento de todo es la infraestructura intelectual que sostenga un pensamiento estratégico y operacional adecuado, que permita entender de forma correcta la textura de la realidad que nos rodea. Y como consecuencia, desarrollar un sistema capaz de obtener un beneficio pese a desenvolverse en un entorno no siempre amigable.

Podemos captar los millones y millones que sean para nuestro proyecto, que sin los cimientos y andamios adecuados, todo nuestro sistema va a terminar saltando por los aires junto con el proyecto que intenta sacar adelante.

Invierte (arriesga) céntimos para ganar Euros, y no al revés.

SOBRE METRICAS VANIDOSAS

7 abril, 2018 0 No tags 0

Por ahí lo llaman métricas vanidosas. Pero las cosas por su nombre: son métricas engañosas. Vamos a darle una vuelta.

Vanidad según RAE:

  • Cualidad de vano.
  • Arrogancia, presunción, envanecimiento.
  • Caducidad de las cosas de este mundo.
  • Palabra inútil o vana e insustancial.
  • Vana representación, ilusión o ficción de la fantasía.

Vano según RAE:

  • Falto de realidad, sustancia o entidad.
  • Hueco, vacío y falto de solidez.
  • Inútil, infructuoso o sin efecto.
  • Arrogante, presuntuoso, envanecido.
  • Insubsistente, poco durable o estable.
  • Que no tiene fundamento, razón o prueba.

Un reflejo del principio del hándicap es la implementación de métricas vanidosas. Métricas con una utilidad muy cuestionable, pero que se utilizan como señales que sirven para potenciar el ego y la vanidad de los que están al mando, engañando confundiendo a socios, inversores, clientes y empleados.

El engaño: dar más visibilidad a unas métricas implica ocultar otras, por lo general más importantes y críticas para el negocio. Y por supuesto, mucho más difíciles de gestionar. Una pequeña muestra:

  1. Lanzamiento de nuevos productos Vs Productos que generan rendimientos positivos (productos rentables).
  2. Unidades vendidas Vs: Rendimiento que generan sin mirar los márgenes.
  3. Facturación Vs Beneficio real
  4. Número de clientes Vs clientes rentables.
  5. Visitas a la web Vs conversiones reales.

Métricas objetivas:

  1. Retorno de la inversión.
  2. Beneficio de la empresa/proyecto.
  3. Rendimiento de cada producto.
  4. Margen de cada producto.