CONFIANZA

27 enero, 2018 0 No tags 0

He hablado sobre la auto organización de los sistemas. En un sistema humano, como es una empresa, el lubricante que hace que la auto organización sea posible, es la confianza. La confianza crea el ambiente necesario para que las personas que conforman el sistema, de forma espontánea cubran roles y funciones de un elemento del sistema, que de forma temporal no puede desarrollar las suyas. Piensa en alguien que se pone enfermo, o que sale del proyecto…

Esto tiene mucho que ver con los sistemas formales e informales que se generan en las organizaciones. El sistema informal es un sistema, muchas veces más poderoso que el sistema formal (el sistema impuesto por la organización) que se crea de forma espontánea, y cuya base es la confianza. La confianza está más allá del sistema formal, lo hace permeable.

Si las personas son capaces de generar confianza, esta no solo será conocida por los elementos del sistema que tengan una relación directa con esta persona. Sino que el sistema, se encargara de comunicar que “en esta persona se puede confiar”. Es decir, el sistema etiquetara a esta persona de forma positiva generando una confianza sistémica en ella.

Lo que mueve el mundo no es el sexo, ni el dinero. Lo que mueve al mundo es la confianza. Piénsalo, sin confianza ni haces un negocio, ni mucho menos echas un polvo.

Sistema Formal Vs Sistema Informal.

COMPORTAMIENTO DISTRIBUIDO

20 enero, 2018 0 No tags 0

COMPORTAMIENTO DISTRIBUIDO

En un comportamiento colectivo (distribuido en red), ningún componente es vital. El comportamiento de una persona de la red depende del comportamiento del resto de las personas que operan en el sistema, evolucionan de forma conjunta adaptándose cada una de ellas a su entorno de forma dinámica. El sistema/red, puede incluso asumir la falta de individuos (o su mal funcionamiento), modificando su comportamiento para adaptarse. El equilibrio que resulta es dinámico.

Estos sistemas mantienen una actividad de forma estable mientras su entorno no cambie. Si es necesario adaptarse en un momento dado, y durante un tiempo de adaptación, generan nuevos esquemas, que les permiten desarrollar una nueva actividad con el fin de conseguir sus objetivos. Los sistemas no tienen un comportamiento lineal. No es posible determinar el futuro de un sistema basándonos en su situación actual.

El comportamiento de las personas que conforman una organización evoluciona de forma conjunta, junto con el resto de las demás. Evoluciona, porque cada persona, como componente del sistema, se adapta a su entorno de forma dinámica. La propia organización, puede incluso asumir la falta de miembros, modificando su comportamiento para adaptarse. Es raro que los sistemas colapsen porque algunos de sus miembros falten, o no estén operativos, o no estén al 100% de su desempeño. De hecho, los cementerios están llenos de gente imprescindible.

Aprendizaje de tipo simple: Las personas que conforman los sistemas con capacidad de adaptación pueden ajustar su comportamiento basándose en el de sus vecinos o en los cambios que se producen en su entorno.

Aprendizaje de tipo complejo: Las personas pueden modificar su esquema común, lo que hace que emerja un comportamiento nuevo, como consecuencia de las nuevas interacciones que se generan entre ellas (auto organización.)

 

Ningún programa ni ningún componente del sistema determina por completo su comportamiento, a pesar de existir unos patrones comunes y otros patrones heterogéneos por parte cada una de las personas que lo conforman. El sistema utilizará la inestabilidad del proceso espontáneo de autoorganización para producir nuevos patrones de comportamiento. Estos patrones surgen de forma impredecible, sin diseño alguno.

 

Cualquier sistema está compuesto de agentes que parcialmente poseen dos tipos de esquemas: unos esquemas individuales, y unos esquemas compartidos, que comparten en el sistema. Esta heterogeneidad abre la posibilidad de cambios en las reglas, es decir de evolución. La combinación de esquemas entre las diferentes personas que forman el sistema lleva a un aprendizaje, fruto de la cooperación y competencia entre individuos, además de la influencia de los otros sistemas a su alrededor. Es decir del medio en el que se desenvuelven.

ALGORITMOS PRUEBA ERROR

13 enero, 2018 0 No tags 0

Los sistemas deben ser tolerantes a fallos, y para eso deben tener los centros de decisión distribuidos. A medida que los centros de decisión están más centralizados o concentrados, la toma de decisiones se hace más secuencial, más pesada, y la tolerancia a fallos es menor. Aunque existe un límite a la dispersión de la toma de decisiones, ver redes libres de escala.

El sistema prueba error, permite la evolución. Pero evolucionar no significa encontrar siempre el óptimo global del sistema. De hecho, si todos los subsistemas que componen un sistema alcanzan su optimo operativo, entonces el sistema que los contiene nunca alcanza el óptimo sistémico…. Las diferentes capacidades y cuellos de botella inherentes a todo sistema lo impiden. Una buena solución, aunque no optima es la mayoría de las veces lo mejor. Lo óptimo nunca se alcanza.

La existencia de sistemas, empresas, demasiado aptos, demasiado adaptados, destruye el ecosistema generando monopolios*. Esto hace muy difícil que la innovación y el mercado evolucionen y sigan avanzando. Y en algún momento, esta falta de evolución termina con todos ellos.

*Los monopolios, con frecuencia son falsos monopolios, creados al amparo de falsear el entorno, mediante leyes, o normativas, que se adaptan a un tipo de empresas determinadas que se quiere beneficiar. Muchos monopolios lo son, porque se crea un ecosistema ad hoc, para este tipo de empresas. Eliminado este ecosistema creado a la carta, estas empresas desaparecen o se reconvierten de forma dolorosa. Los actuales cuasi monopolios en algunos sectores, como puede ser Google, en un mercado de libre competencia no duran muchos años. Que se lo digan a la gente de Microsoft….

Una cosa chula.