COMPLEJIDAD

23 septiembre, 2017 0 No tags 0

La complejidad no reside en una parte que podamos identificar del sistema. La complejidad la genera el sistema como parte de la interacción de sus diferentes partes (subsistemas,) que nace como consecuencia de la auto organización, que a su vez nace de la necesidad de adaptarse. De la densidad de sus componentes y de la densidad de sus relaciones. De hecho, la complejidad de un sistema la dan su número de relaciones, más que su número de elementos.

Esta diversidad, intensidad, densidad y calidad de relaciones cambia de forma constante. Un modo de resumirlo: la complejidad la genera el entorno donde sobrevive el sistema.

Debemos asumir que nuestras organizaciones son sistemas dinámicos de naturaleza asimétrica. Siempre en movimiento, intentando adaptarse a un entorno asimismo dinámico, cambiante, y un poco hijo de puta.

Esto no invalida el desarrollo de estrategias, pero si la forma de desarrollarlas. Las estrategias deben poder adaptarse e improvisar.

El definir objetivos a largo plazo es una tarea inútil. Complejidad es la generación de un comportamiento rico, colectivo y dinámico, que se genera a través de las interacciones constantes de subsistemas e individuos que conforman ese sistema.

Caos: generación de un comportamiento de apariencia aleatoria, complicado y aperiódico. Visto desde fuera un sistema de comportamiento caótico, parece eso, el caos. Pero si nos paramos a observar el entorno en el que se desarrollar el sistema, lo mismo nos damos cuenta de cómo el sistema, lo que hace de forma constante, es intentar adaptarse al medio, utilizando un sistema prueba/error.

0

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *