ROBUSTEZ

17 junio, 2017 0 No tags 0

La naturaleza robusta de un sistema complejo, es su capacidad de continuar funcionado bajo condiciones externas diferentes, para asegurar su supervivencia. Para que un sistema sea robusto, debe ser capaz de aprender y de saber gestionar la densidad, la dispersión, y la colonización de nuevos espacios desde el filo del caos. La sensibilidad a las condiciones iniciales, no es tan importante como el irse adaptando a una realidad cambiante. Aquí, el tener un sistema oportunista entra en juego.

Un sistema es robusto cuando es capaz de mantener su funcionamiento en el tiempo (no tiene que ser al 100%) pese a las condiciones supuestas en un principio. Un sistema robusto puede incluso entrar en modo latencia ante daños graves. De hecho, un sistema que puede entrar en latencia esperando tiempos mejores, es un sistema con una gran robustez.

0

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *