REDES

24 junio, 2017 0 No tags 0

La realidad en la que vives es una red de relaciones. Algunas veces, estas relaciones están a la vista, aunque la mayoría de las veces, están ocultas. Realmente todo está relacionado con todo, aunque una vez más, esa maraña de relaciones sea imposible de vislumbrar o entender. Cuanto mas complejo es un sistema, mas tupido es su sistema de relaciones, y mas numero de nodos tiene.

Las redes formadas de forma natural, se desarrollan de forma semialeatoria (redes de mundo pequeño), crecen de abajo hacia arriba. De lo pequeño a lo grande. De lo local a lo global. No se diseñan, ni se desarrollan de arriba hacia abajo. La topología de la red emerge como consecuencia del comportamiento autónomo de sus nodos. Las redes pueden formar sistemas complejos.

El poder de un nodo es proporcional a la cantidad y valor de vínculos que tiene. Su influencia viene dada por el valor de los vínculos que tiene ese nodo. Se pueden tener muchos vínculos y no ser un nodo poderoso, porque estos vínculos son irrelevantes en su mayoría. Por lo tanto, el poder de una red es proporcional al número y fortaleza de sus nodos y vínculos. Las redes dinámicas son estables, porque cambian su topología, sus nodos, y sus vínculos en función de los cambios en el entorno. Se adaptan, y lo hacen rápido.

Por eso, siempre funciona mejor una organización informal, que una formal. La organización formal, se articula formado una red previamente diseñada de arriba hacia abajo, con poca dinámica y mucha jerarquía, debemos dejar espacio para que la gente se autoorganice para conseguir los objetivos que buscamos…..

Existe un tipo de redes, llamadas libres de escala, que tienen propiedades interesantes que merece la pena conocer. Las redes libres de escala, están gobernadas por la ley de potencias, sus vínculos y nodos se distribuyen siguiendo esta ley. Es decir, forman colas largas de distribución. Esto quiere decir que existen unos pocos nodos con un numero casi infinito de vínculos, mientras que la mayoría tiene pocos. Se dan de forma habitual en la naturaleza, lo que implica que son muy resistentes a fallos por accidente. Esto quiere decir, que el fallo, o desaparición de nodos poco importantes, no afecta al funcionamiento de la red. El problema: si un fallo afecta a un nodo importante, la red puede sufrir y llegarse a colapsar.

Las redes libres de escala son muy vulnerables a ataques coordinados. Internet, es un ejemplo de este tipo de red. Las redes libres de escala son las que funcionan en la naturaleza, porque la naturaleza no deja que algo que no se adapta al entorno, crezca mucho. De hecho, desaparece pronto. Es por eso, que la naturaleza está generando de forma constante opciones diferentes, probando cual se adapta al entorno cambiante, y cual no (sistema prueba/error. Lo mismo debería pasar en nuestro sistema económico, lo poco o mal adaptado, debe desaparecer pronto, antes de ser mas grande y causar un gran daño al sistema. ¿Te suena el “demasiado grande para caer”?… señal de que en muchas cosas, el modelo vigente lo está haciendo al revés.

A escala de un negocio: si tenemos productos que no funcionan, es que no están adaptados al mercado. Mejor eliminarlos cuanto antes.

Hasta septiembre, que hace ya mucho calor para estas cosas.

Feliz verano.

0

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *