REDES

24 junio, 2017 0 No tags 0

La realidad en la que vives es una red de relaciones. Algunas veces, estas relaciones están a la vista, aunque la mayoría de las veces, están ocultas. Realmente todo está relacionado con todo, aunque una vez más, esa maraña de relaciones sea imposible de vislumbrar o entender. Cuanto mas complejo es un sistema, mas tupido es su sistema de relaciones, y mas numero de nodos tiene.

Las redes formadas de forma natural, se desarrollan de forma semialeatoria (redes de mundo pequeño), crecen de abajo hacia arriba. De lo pequeño a lo grande. De lo local a lo global. No se diseñan, ni se desarrollan de arriba hacia abajo. La topología de la red emerge como consecuencia del comportamiento autónomo de sus nodos. Las redes pueden formar sistemas complejos.

El poder de un nodo es proporcional a la cantidad y valor de vínculos que tiene. Su influencia viene dada por el valor de los vínculos que tiene ese nodo. Se pueden tener muchos vínculos y no ser un nodo poderoso, porque estos vínculos son irrelevantes en su mayoría. Por lo tanto, el poder de una red es proporcional al número y fortaleza de sus nodos y vínculos. Las redes dinámicas son estables, porque cambian su topología, sus nodos, y sus vínculos en función de los cambios en el entorno. Se adaptan, y lo hacen rápido.

Por eso, siempre funciona mejor una organización informal, que una formal. La organización formal, se articula formado una red previamente diseñada de arriba hacia abajo, con poca dinámica y mucha jerarquía, debemos dejar espacio para que la gente se autoorganice para conseguir los objetivos que buscamos…..

Existe un tipo de redes, llamadas libres de escala, que tienen propiedades interesantes que merece la pena conocer. Las redes libres de escala, están gobernadas por la ley de potencias, sus vínculos y nodos se distribuyen siguiendo esta ley. Es decir, forman colas largas de distribución. Esto quiere decir que existen unos pocos nodos con un numero casi infinito de vínculos, mientras que la mayoría tiene pocos. Se dan de forma habitual en la naturaleza, lo que implica que son muy resistentes a fallos por accidente. Esto quiere decir, que el fallo, o desaparición de nodos poco importantes, no afecta al funcionamiento de la red. El problema: si un fallo afecta a un nodo importante, la red puede sufrir y llegarse a colapsar.

Las redes libres de escala son muy vulnerables a ataques coordinados. Internet, es un ejemplo de este tipo de red. Las redes libres de escala son las que funcionan en la naturaleza, porque la naturaleza no deja que algo que no se adapta al entorno, crezca mucho. De hecho, desaparece pronto. Es por eso, que la naturaleza está generando de forma constante opciones diferentes, probando cual se adapta al entorno cambiante, y cual no (sistema prueba/error. Lo mismo debería pasar en nuestro sistema económico, lo poco o mal adaptado, debe desaparecer pronto, antes de ser mas grande y causar un gran daño al sistema. ¿Te suena el “demasiado grande para caer”?… señal de que en muchas cosas, el modelo vigente lo está haciendo al revés.

A escala de un negocio: si tenemos productos que no funcionan, es que no están adaptados al mercado. Mejor eliminarlos cuanto antes.

Hasta septiembre, que hace ya mucho calor para estas cosas.

Feliz verano.

ROBUSTEZ

17 junio, 2017 0 No tags 0

La naturaleza robusta de un sistema complejo, es su capacidad de continuar funcionado bajo condiciones externas diferentes, para asegurar su supervivencia. Para que un sistema sea robusto, debe ser capaz de aprender y de saber gestionar la densidad, la dispersión, y la colonización de nuevos espacios desde el filo del caos. La sensibilidad a las condiciones iniciales, no es tan importante como el irse adaptando a una realidad cambiante. Aquí, el tener un sistema oportunista entra en juego.

Un sistema es robusto cuando es capaz de mantener su funcionamiento en el tiempo (no tiene que ser al 100%) pese a las condiciones supuestas en un principio. Un sistema robusto puede incluso entrar en modo latencia ante daños graves. De hecho, un sistema que puede entrar en latencia esperando tiempos mejores, es un sistema con una gran robustez.

EFECTO AVALANCHA (TIPPING POINT)

10 junio, 2017 0 No tags 0

Tipping Point tiene muchas acepciones: Punto de no retorno, punto de ruptura: es una medida de robustez, punto de inflexión, punto decisivo, punto crítico, punto de derrame o avalancha.

Derramamiento.

  • Acción y efecto de derramar o derramarse.
  • Dispersión, esparcimiento de un pueblo o de una familia.
  • Acción de desmandarse o apartarse con desorden quienes estaban juntos en un sitio.

Avalancha, alud: Gran masa de nieve que se derrumba de los montes con violencia yestrépito. Masa grande de una materia que se desprende por una vertiente, precipitándose por ella.

El efecto avalancha es pura asimetría. El punto de no retorno genera la avalancha, que produce un efecto automático de desorden, de caos. Lo que estaba en estado de reposo, de orden, se desparrama, se desordena. Es el golpe desintegrador que da tu hijo a la mesa donde reposa la figurita de Lladró que tu madre lleva teniendo 40 años en el mismo sitio. Añicos mil. El punto de no retorno es el golpe a la mesa, es el cisne negro. Un segundo basta para cambiar el orden por el caos, y además sin retorno. Su fragilidad se ha demostrado máxima. No ha soportado ni el más mínimo cambio de las condiciones que lo rodeaban. Descanse en paz la puta figurita.

El efecto avalancha se produce cuando un suceso cambia, de forma drástica y rápida, el entorno, el ecosistema donde se desarrolla tu vida, tu negocio, generándote un impacto (que puede ser mortal) Piensa en los discos y la aparición del cd. O en las válvulas de vacío y el transistor, o en la industria de la música y la aparición del algoritmo mp3 de compresión.

El punto de no retorno provoca un efecto avalancha donde el suceso se expande y magnifica de forma exponencial. No hay control posible hasta que el mismo cesa por la falta de la energía que lo alimenta…. Por ejemplo, haber saturado un mercado.

El efecto avalancha necesita de acumulación, muchas veces de forma silenciosa, que pasa desapercibida. Por lo que el impacto es todavía mayor. El colapso, realmente es un proceso con un punto de no retorno (de ruptura) que provoca la avalancha. Lo que pasa es que el punto de no retorno es tan llamativo, y la acumulación de sucesos tan silenciosa que achacamos la avalancha a un solo suceso: un evento de tipo cisne negro, positivo o negativo. Muchas veces, y en realidades de corte caótico es imposible ver y entender la cadena de causalidades.

El efecto avalancha puede ser también positivo. Ese producto que llevas tiempo ofreciendo al mercado sin pena ni gloria, y que de pronto se convierte en algo de moda/necesario… Ese producto de tu porfolio, en el que has sabido explotar las propiedades de la latencia y el oportunismo.

Esto te obliga a ser lo suficientemente flexible para poder responder a esa demanda inesperada. La mayoría de las veces te pilla el toro. Si el producto cubre sus costes variables, y no consume muchos costes fijos (de gestión, etc…) si sabemos que a la larga puede tener demanda (por ejemplo, por habernos adelantado en un mercado) pues a lo mejor es cuestión de mantenerlo en cartera.

CATÁSTROFE Y APRENDIZAJE

3 junio, 2017 0 No tags 0

Una catástrofe en un sistema dinámico no lineal (tu empresa/proyecto/vida) es un cambio brusco de estado provocado por una mínima alteración de uno de sus parámetros.

Decimos que hay catástrofe cuando hay discontinuidad en el trayecto. Cuando el sistema salta de un estado a otro. Un sistema no lineal es aquel en el que el efecto de un cambio en el sistema, no guarda proporción directa con dicha alteración. También se conoce como el efecto avalancha. Ejemplo: la gota de agua que desborda el vaso, y hace que una gran cantidad de agua se derrame. Un nuevo producto que desborda todas las previsiones de venta.

Los sistemas, ante un cambio pueden aprender o no. Existen sistemas que no tiene ningún objetivo. Por lo tanto, sus elementos no ajustan su comportamiento, tienen una serie de reglas más o menos fijas a través del tiempo. Estos sistemas no tienen capacidad para aprender.

Los sistemas complejos con capacidad de adaptación tienen un objetivo, lo que hace que sus agentes ajusten su comportamiento para lograrlo. Esto es lo que hace que estén capacitados para aprender. El resultado es un aprendizaje organizativo. Los elementos que forman estos sistemas se relacionan entre sí y con su entorno de forma no lineal: un pequeño cambio en el sistema puede provocar resultados muy diferentes. Son capaces de adaptar su comportamiento de forma ilimitada basándose en su experiencia.

Los sistemas complejos con capacidad de adaptación pueden ser agregados de individuos, o elementos menos complejos. Un hormiguero es un ejemplo de como un sistema formado por individuos poco complejos, puede adaptarse al entorno y sobrevivir. Las neuronas son otro ejemplo. Una sola no es capaz de hacer nada, miles de millones conectadas, hacen que estés leyendo esto. Incluso si el sistema pierde a parte de sus individuos, responde adaptándose, haciendo que otro u otros individuos asuman las funciones y relaciones de los agentes faltantes. E igual de forma contraria, si un elemento del sistema desarrolla nuevas funciones y/o relaciones, esto puede ser explotado por otros agentes del sistema. . Nuestras estructuras empresariales son sistemas complejos con capacidad de aprendizaje, de adaptación. Iremos viendo cómo funciona la cosa, y cómo sacarle partido.

Ley de revans: «Para sobrevivir, una organización tiene que aprender al menos con la misma rapidez con que cambia el entorno». También es válida para personas. Hemos entrado en la «era del aprendizaje», y todos vamos a tener que aprender continuamente a lo largo de toda la vida.

Los sistemas complejos con capacidad de adaptación son capaces de anticipar los resultados de sus acciones. Con el objetivo de adaptarse a circunstancias cambiantes, los agentes desarrollan reglas con modelos de comportamiento que anticipan las consecuencias de sus acciones. La característica más importante de estos sistemas es la capacidad de adaptación y aprendizaje.