GESIONAR LA AMBIGÜEDAD

1 abril, 2017 0 No tags 0

Ambiguo es lo que tiene muchas interpretaciones, y que gracias a eso genera duda, incertidumbre y confusión. Y la realidad es lo que tiene, que al ser compleja es ambigua, y por lo tanto genera duda y provoca sorpresa. Debemos recordar que todo nuestro conocimiento es parcial.

Por lo general rechazamos lo ambiguo, y este rechazo provoca una defensa en forma de más información, de más análisis. Queremos claridad y precisión que soporten nuestra toma de decisiones. La razón es que seguimos convencidos de que la realidad es de corte lineal, y sostenemos el mito de que la planificación y el control a medio y largo plazo son posibles. Y no lo son. La información relevante surge del azar, de la sorpresa, de lo ambiguo. Ahora, un minuto de silencio por los millones de Euros que se dilapidan todos los años para combatir la ambigüedad e incrementar el control.

Son los puntos de vista diferentes, los que provocan la ambigüedad. Diferentes formas de entender el riesgo y las oportunidades que se presentan. La mejor forma de domesticar esta ambigüedad es la de sangrar y no reventar, a la que me refiero muchas veces, ya que entiendo que es un enfoque universal de supervivencia y posible éxito. La ambigüedad reina en el filo del caos.

 

0

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *