PARADOJAS

25 marzo, 2017 0 No tags 0

La gestión no tiene teorías/recetas correctas o incorrectas, tiene diferentes puntos de vista que deben ser explorados. El mismo punto de vista puede resultar incorrecto en un entorno y correcto en otro.

Cuando asumimos la complejidad, y entendemos la asimetría de la realidad que nos rodea, entendemos lo limitado (cuando no inútil) de la planificación con un enfoque de arriba hacia abajo. Entendemos lo ilusorio de fijar objetivos y establecer controles para gestionar el camino. Pero ¿Cómo mantener una gestión sin fijar objetivos y controles?

Pues dando libertad de acción, diluyendo el centro/la cúspide. En principio basta con fijar unos objetivos claros, unas pocas reglas simples, y luego dar libertad para que la estrategia y la organización emerjan de abajo hacia arriba. Esto ocurre, porque dejamos que las leyes del azar emerjan de forma espontánea.

Paradojas señaladas por Zimerman y compañía (por cierto, son inevitables, solo se pueden gestionar)

  • Dar orientación, sin dar directrices.
  • Liderar sirviendo.
  • Mantener autoridad sin ejercer control.
  • Fijar una dirección sin conocer el futuro.
  • Oponerse al cambio aceptándolo.
  • Una organización grande con la agilidad de una pequeña.
  • Una organización pequeña con la influencia de una grande.
  • Un sistema descentralizado con una dirección efectiva.
  • Innovar vs evitar errores.
  • Pensar a largo plazo vs generar resultados ahora.
  • Disminuir costes vs exigir mas.
  • Reducir personal vs mejorar el trabajo en equipo.
  • Ser flexible vs respetar las reglas.
  • Colaborar vs competir.
  • Especializarse vs ser oportunista.
  • Rebajar costes vs mantener la calidad.

La paradoja no se resuelve eliminando una de las partes de la ecuación. Tenemos que actuar en ambos lados minimizando el posible impacto negativo en todo. Pueden convertirse en grandes palancas del cambio. Si se saben gestionar, pueden cambiar reglas básicas enquistadas en las organizaciones. Debemos cambiar el esquema de pensamiento basado en alternativas únicas (o blanco o negro) por otro más integrador (unas veces blanco, otras veces negro, otras veces gris, otras veces sin color…)

 

0

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *