ACERTAR VS NO ACERTAR

12 noviembre, 2016 0 No tags 0

Mantener un enfoque experimental, te permite la exploración de forma constante como parte de la estrategia de negocio. Esto supone reconocer y entender que se pueden dar dos supuestos extremos.

  • Cero aciertos
  • Muchos aciertos.

Cero aciertos supone cero ingresos en el medio y largo plazo, supone perder lo apostado. Supone que ninguna de las opciones exploradas ha funcionado.

La forma de protegerse ante cero aciertos: En la exploración del universo de nuevas posibilidades tenemos que apostar lo que estemos dispuestos a perder, como forma de evitar al máximo la aparición de sucesos inesperados: que ninguna de las nuevas posibilidades generadas funcione. Esto exige mantener enfoques muy flexibles.

Estar de forma constante explorando el espacio de posibilidades, puede traer consigo una gran tasa de aciertos. Cosa poco frecuente, pero no exenta de probabilidad. Puede ocurrir que lancemos en poco espacio de tiempo una serie de productos, y que todos tengan una buena acogida en el mercado en un corto plazo o al mismo tiempo.

Esto que en principio parece la mejor noticia, puede desestabilizar el equilibrio de la empresa, del sistema. Una de las causas principales es que nuestro sistema no este preparado para poderlo gestionar, o que su gestión puede ser insostenible: que los costes que genere no compense los ingresos que proporciona.

La tasa de aciertos no debe ser demasiado alta, debe tener una magnitud sostenible para nuestro sistema de gestión del negocio.  Si es demasiado alta puede destruir o comprometer gravemente nuestro negocio/sistema.

Además, podemos dejar pistas y huecos a los competidores….

En realidad, el escenario optimo es mantener una tasa de aciertos moderada, que nos permita hacer sostenible su gestión, y evitar morir de éxito o de inanición.

0

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *