EL FILO DEL CAOS

15 octubre, 2016 0 No tags 1

El filo del caos es la búsqueda de un equilibrio entre la necesidad de cambio (que implica exploración) y de orden (que implica quedarse como se está). Antes de hablar de la propiedad de la densidad, vamos a ver el momento de transición entre el orden y el caos: el borde, filo del caos, o estado crítico. Es en esta delgada franja en donde los principales elementos del sistema encuentran el número adecuado de conexiones y mantienen una óptima comunicación, de forma tal que son máximas las capacidades potenciales de cambio y creación.

En el filo del caos se dan las respuestas asimétricas del sistema. Es donde se producen los fenómenos de avalancha positivos o negativos. Es donde surge la idea/decisión que puede generar enormes beneficios o perdidas. Las ideas surgen de la interacción, de la influencia que ejercen los intercambios de información, de dinero, de energía, las observaciones, etc… con el medio en el que el sistema se desenvuelve.

En el filo del caos, el sistema se encuentra en un estado de equilibrio entre la estabilidad y el desorden. Es ahí donde se vuelve creativo, y tiende a adaptarse a nuevas condiciones externas: hace que los parámetros de control y el modelo de organización, con sus procesos y procedimientos, pueda saltar por los aires. Es donde puede surgir de forma espontánea una nueva forma de organización. Es donde se explora el abanico de nuevas posibilidades, de nuevas ideas. En este espacio, es donde viven todas las ideas (sin saber si son buenas o malas) antes de hacerse realidad.

En el filo del caos se abre un espacio de posibilidades infinitas. Por eso tenemos que enfocar, que seleccionar, que decidir qué hacer y qué no. Que caminos seguir y cuáles no.

El filo del caos en una organización, significa tener un sistema de gestión que permita e incentive la libertad de acción y como consecuencia, la equivocación. Que parte de la organización no se limite a seguir una serie de procesos y procedimientos. Se deben fijar procesos y procedimientos para las partes de la organización que no generan valor, y deben ser operadas por personal poco cualificado. Este espacio de creatividad surge de forma espontánea, nunca es impuesto por la organización.

1

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *