Rachas

2 abril, 2016 0 No tags 0

Otra de las cosas incomodas de entender del azar son las rachas. Una estructura de azar positivo es una racha favorable. El éxito (que salgan las cosas como esperamos) es una racha. Y no entender cómo funcionan las rachas te puede arruinar. Toda sucesión aleatoria genera siempre rachas. De hecho, para comprobar que una sucesión es realmente aleatoria, lo primero que mira alguien que entiende, es si ha generado rachas.

Secuencia generada de forma aleatoria (50% de probabilidad de que salga 1 ó 0):

0101011111000111110001011001010100001110110110000000000001100010010000011100010001110101011011011000011111101100110

Si entiendes esto, puedes asimilar que cuando todo está saliendo bien, es que estas inmerso en una buena racha. El problema es que los arboles no te van a dejar ver el bosque. Vas a inventar una narración que explique cómo has llegado donde estas… como ya hemos comentado antes, es cierto que mediante esfuerzo, preparación, etc, estarás sumando probabilidades de que te pasen cosas buenas, pero eso, no es por sí mismo suficiente (es condición necesaria pero no suficiente.) Necesitas un gramo de “suerte”: que una estructura de azar positivo (una buena racha) te enganche. Para sumar más probabilidades de supervivencia es necesario que entiendas la naturaleza de las rachas, y por tanto, cuando estas dentro de una.

Repito, ya lo hemos visto antes:

Ahora míralo atendiendo a la (buena) racha de caras que van teniendo algunos. Si quieres tener una visión total de la jugada sigue hasta la segunda parte del experimento. Verás que risa. Aquí el experimento que hicimos, y que entre otras cosas enseña cómo funciona una racha. Por cierto, el final de la racha, es igual de impredecible que su inicio.

Como reconocer una buena racha: al principio, es imposible, necesitas que pase un tiempo para tener la perspectiva necesaria, para tener la suficiente perspectiva.

La aparición de las rachas no es trivial. No es lo mismo que una buena racha aparezca al final, que al principio, que en mitad de la partida. Eso tiene consecuencias. Vamos a verlas.

Si una racha aparece al principio te puede llevar a pensar que eres la leche, que tu proyecto y estrategias son magníficas y que no tienes competencia…. Y puede que todo eso sea verdad, pero no olvides que la aparición de una racha es un suceso aleatorio, así que hazte un favor y no pierdas de vista el elemento azar.

La aparición al final hace que sea imposible que aproveches todo su potencial. Si aparece en medio, has tenido tiempo de ver que las cosas pueden ir mal y luego bien, pero no entender la mecánica, te puede hacer despreciar oportunidades, tanto para seguir en la partida como para retirarte a tiempo.

Nota1: La ilusión del agrupamiento: los estadísticos llaman ilusión de agrupamiento a la ilusión que nos produce el que (por seguir con el ejemplo) un lanzamiento de moneda no alterne de forma más frecuente las caras y las cruces. Una secuencia aleatoria nos parece siempre que tiene demasiados grupos de rachas. Y es que somos así de lerdos.

Nota2: Se puede distinguir una sucesión aleatoria de resultados por la ausencia de rachas. Haz el experimento: dile a alguien que escriba una sucesión aleatoria de ceros y uno…. Verás como se resiste a pintar rachas…. De hecho, si quieres distinguir una sucesión aleatoria de acontecimientos, de otra que no lo es, fíjate en las rachas. La aleatoria será la que tenga rachas.

0

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *