Sangrar y no reventar

28 febrero, 2015 1 No tags 0

La clave del manejo de la incertidumbre esta en sangrar y no reventar. Entendiendo este concepto, y poniéndolo en práctica, podremos manejar la incertidumbre sin que esta termine con nosotros, nuestros negocios y nuestras carreras.

Para obtener algún beneficio se deben asumir riesgos. El asumir riesgos, puede suponer algún tipo de perdida. Esa pérdida nunca puede llevarte a reventar, a perder más de lo que puedes perder o a perderlo todo. Al igual que las hormigas del primer artículo de la serie, debemos apostar siempre la cantidad de recursos (tiempo, dinero, esfuerzo…) que estemos dispuestos a perder.

Estudiemos nuestros limitados recursos (personales, de nuestras organizaciones, de nuestras familias).  Decidamos qué cantidad de estos recursos estamos dispuestos a perder, solo esos recursos serán los que se puedan invertir, apostar. En caso de que la inversión no salga como se esperaba, no pasará nada. El sistema (nuestra vida, negocio, empresa, familia) se resentirá poco, y lo que es vital: podremos volver a la casilla de salida.

Sangrar sin reventar significa que debemos de estar preparados para asumir pequeñas perdidas de forma constante, como parte del proceso de exposición (búsqueda) a un (gran) acierto.

No podemos predecir el acierto futuro. Pero si podemos crear sistemas que lo busquen de forma sistemática, mientras son capaces de asumir pequeños fracasos en base a limitar la inversión (de dinero, esfuerzo…) que se realiza en cada prueba. Es mejor crear un sistema/modelo de búsqueda sistemática de aciertos que un sistema para fijar objetivos (que nunca sabemos si podemos cumplir.)

No puedes predecir el éxito, las ventas de tus nuevos productos, pero puedes crear una estructura, un sistema/modelo de gestión resistente al fracaso de muchos de ellos. Y si eres capaz de recoger buena información y procesarla de forma correcta, hasta te puedes beneficiar de su fracaso creando un sistema antifrágil (Taleb describe la antifragilidad como algo que se beneficia del desorden) Esta es a base del sistema leanstartup.

No puedes predecir un tsunami, pero puedes construir una central nuclear que no esté expuesta a ellos (creo que esto lo acaban de entender en Japón). No puedes predecir si un producto va a venderse, pero puedes hacer que si no se vende, no arruine tu empresa. De hecho puedes crear un sistema de lanzamientos de productos que nunca comprometa tu negocio.

Marca personal y linealidad

21 febrero, 2015 0 No tags 0

Se habla mucho de la marca personal, pero pocas son las personas que entienden el trasfondo que tiene esto. Desarrollar una Marca Personal consiste en identificar y comunicar las características que nos hacen sobresalir, ser relevantes, diferentes y visibles en un entorno homogéneo, competitivo y cambiante según Andrés Pérez Ortega: marcapropia.net.

Una marca es una huella, una señal, es lo que queda cuando ya no estamos presentes. Es simplemente la forma de identificar una imagen, un símbolo o incluso una persona con algo valioso, fiable y deseable. El poder de la Marca está relacionado con la capacidad de influir no de ejercer la fuerza.

Bajo el enfoque de potenciar la asimetría, lo mejor que se puede hacer con una marca personal es desarrollarla hasta convertirla en una marca comercial. Porque una marca personal tiene un importante factor limitante: la persona física de la que depende y que la ha creado. Si creas una marca personal, y no la haces evolucionar hacia una marca comercial que no dependa de ti, estas reduciendo de forma dramática las probabilidades de hacer apuestas asimétricas, que puedan producir grandes resultados.

Si la conviertes en marca comercial, eso significa que das entrada en tu proyecto a más cabezas que piensan, a más habilidades diferentes, a más redes de contactos… Esto significa que sumas posibilidades de hacer otras cosas nuevas/diferentes que puedan generar resultados mucho mayores que los que tendrías tú solo. Por lo tanto estas sumando probabilidades de que alguna de esas cosas nuevas y diferentes triunfen.  A ser posible de una forma salvaje.

Una marca personal convertida en marca comercial permite romper la linealidad, incrementar la opcionalidad y convertirse de este modo en un sistema no lineal, que te permita obtener resultados espectaculares. Una marca personal es tu dentista, que solo puede ganar dinero si está el mismo trabajando. Una marca comercial es una clínica dental con el nombre de tu dentista como marca, donde trabajan un montón de profesionales. Y puede que incluso tu dentista ya este jubilado, disfrutando del éxito de su marca.

Generando nuevas oportunidades

14 febrero, 2015 0 No tags 0

Debemos buscar la forma de romper la linealidad que existe en nuestro desarrollo profesional, en nuestra vida, y en nuestros negocios. Debemos encontrar la forma de realizar apuestas asimétricas que nos puedan beneficiar de sucesos no comunes, que se repitan con poca frecuencia, pero que den lugar a suculentas ganancias cuando ocurren.

Pensemos en un programador. Este perfil profesional me puede servir para describir diversas naturalezas según las decisiones que tome la persona.

Naturaleza simétrica: Si la persona tiene una mentalidad del tipo fabrica: trabajo ocho horas cada día, me pagan a final de mes y todos tan contentos. Esta persona tiene grandes probabilidades de llevar una vida de corte lineal sin grandes sobresaltos. De tal forma que al final de su vida laboral (y con permiso de los cisnes negros que puedan aparecer en forma de despido) se jubilara con su pensión más o menos modesta. Que tal y como andan las cosas será más modesta que otra cosa.

Naturaleza Mixta (por llamarla de alguna forma): Si la persona tiene una mentalidad del tipo fabrica: trabajo ocho horas cada día, me pagan a final de mes, pero quiero algo más. Y por eso desarrollo programas informáticos por mi cuenta.  Este tipo de persona a pesar de llevar una vida y profesión de tipo lineal, busca la no linealidad desarrollando programas por su cuenta. Con cada una de esas aplicaciones que desarrolla, incrementa las probabilidades de que alguna de ellas sea un éxito que le proporcione algunos beneficios extra (o muchos y se pueda jubilar con el riñón bien cubierto).

Naturaleza asimétrica: Si la persona tiene una mentalidad del tipo creativo: no trabajo para nadie y me dedico a investigar posibilidades para desarrollar aplicaciones rompedoras. La diferencia con el anterior reside en que el tiempo que va a tener para juguetear con nuevas posibilidades, es mayor que el programador que tiene que trabajar todos los días 8 horas en un trabajo lineal del tipo “seguro”. Esto es lo que le va a permitir sumar más probabilidades para que alguna de sus aplicaciones tenga un éxito salvaje. También un mayor riesgo de terminar sus días sin tener nada que llevarse a la boca, si finalmente ninguno de sus desarrollos triunfa.

Podemos hablar de apuestas cuando estamos jugando al poker: un juego en el que conocemos las reglas (porque existen) y las probabilidades de conseguir combinaciones ganadoras. En la vida real donde las reglas que existen (leyes) se las puede saltar cualquiera y las variables que entran en juego a la hora de tomar decisiones son enormes, mejor hablar de exponernos a…

En resumen: Habla de probabilidad si juegas al poker. Habla de exposición si estas en la vida real, donde no conoces (ni controlas) todas las variables, ni las reglas.

Jugando con la asimetría

7 febrero, 2015 0 No tags 0

En cuanto a la asimetría que esplique en las anteriores entregas, vamos a irnos planteando algunas preguntas ¿Qué diferencia hay entre un médico y un escritor? ¿Y entre un consultor y un músico?

¿A cuántos pacientes puede ver un médico en un día? ¿Cuántas personas pueden comprar y leer a un escritor en un día? ¿y escuchar una canción?

Está claro que un médico tiene un tiempo limitado para atender a un número limitado de pacientes cada día. De hecho, su presencia es indispensable para poder atender a esos pacientes. Esto es lo que determina que es una dedicación poco escalable. Sus ingresos dependen de su presencia y esfuerzo continuo. Es casi imposible que en un solo año obtenga los ingresos suficientes como para jubilarse. También es muy improbable lo contrario, que se muera de hambre ejerciendo su profesión.

Ahora pensemos en el escritor. El escritor va a realizar el mismo esfuerzo venda un ejemplar o cien millones de ellos. Es una dedicación escalable. Una vez escrito y publicado su libro, este no necesita más de su presencia y esfuerzo para generar beneficios. De hecho, si tiene la suficiente (y muy improbable) fortuna, y su libro vende millones de ejemplares, podrá jubilarse en muy pocos años con los bolsillos bien llenos. También es muy probable que si sus libros no se venden, y no tiene otra fuente alternativa de ingresos, se muera de hambre.

Debemos entender que lo escalable es peligroso, y que se debe manejar con cuidado. Las actividades escalables conllevan el concepto de oportunidad. El estar en el momento adecuado en el sitio preciso. La forma de estar ahí (para que esa estructura de azar positiva, nos alcance)  es únicamente incrementando probabilidades, debido a que hemos jugueteado con la mayoría de la oportunidades que se nos brindan.

Como hemos visto, es más seguro dedicarse a actividades no escalables que a actividades escalables. También debemos entender que las actividades escalables no dependen del esfuerzo y sí, de las decisiones. Es decir, cuanto menos escalable sea la profesión, más sujeta esta al esfuerzo continuo. Además, las actividades más escalables dan disparidades gigantescas entre esfuerzo y recompensa.

Llevemos esto al mundo del desarrollo de un negocio. De forma general, la escalabilidad se produce en el desarrollo de conceptos e ideas, que generen diseño de productos y de servicios. El concepto de Ipod / Itunes, y el posterior desarrollo de la idea  es lo escalable, es lo que permite a Apple ganar miles de millones de dólares cada año. La fabricación y el desarrollo del software es la parte lineal. La parte que menos aporta. De hecho, esta parte se descompone en los componentes más sencillos que se puede, de forma que sea lo menos escalable posible. Y por lo tanto lo más barata posible.

Se debe por lo tanto, apostar más recursos en la parte escalable del producto (Concepto de producto, posicionamiento, diseño, comunicación…) que en su fabricación/desarrollo.

El viejo manual dice: Trabaja duro, esfuérzate al máximo, enfócate en el desarrollo de tu profesión, y no te faltará nunca un salario. Seguramente en una gran corporación multinacional. Qué bien!

El nuevo manual dice: No eres especial. Eres un profesional más entre un millón. Esto quiere decir que tu conocimiento y tu saber hacer (kmowhow) tienden a convertirse en una comodity. Lo que te va a empujar al peligroso juego del “yo por menos.” No te queda otra que irte generando nuevas oportunidades.