A cada cerdo le llega su San Martín, o cómo funciona un Cisne Negro

17 enero, 2015 0 No tags 0

Esta entrada es un resumen de la paradoja del pavo de Beltran Rusell. La adapto aquí para sostener los siguientes post, que tienen que ver con este concepto.

El once de noviembre se celebra San Martín, el día donde la percepción de la realidad de infinidad de gorrinos cambia drásticamente. Esta fecha es el día en el que se inician las matanzas para proveernos de embutidos.  Ya sabes, “A cada cerdo le llega su San Martín.”

Todo el conocimiento al que llegamos a través de la observación tiene ciertas trampas. Pensemos en el cochino al que alimentamos todos los días*. Su creencia día a día se va confirmando: “Que majete este humano que me alimenta tan bien”. Eso hasta el día de San Martin, donde deberá revisar su creencia (su conocimiento). Como se puede ver en este ejemplo, el hecho de la observación confirmatoria no aporta conocimiento relevante alguno.

Pero el drama es más profundo. El gorrino no solo debe revisar todo su conocimiento anterior, si no que el conocimiento que tenía era del todo equivocado (y mortal). Era un conocimiento que le aportaba una seguridad, una seguridad que se afianzaba y crecía cada día que le alimentábamos. De hecho, el máximo de su sentimiento de seguridad lo tenía la víspera de San Martin. Justo cuando su riesgo a palmar era máximo.

Tabla cisne negro españolGrafico cisne negro español
El cisne negro la práctica

Esto nos induce a pensar que realizar previsiones de ventas o de ingresos, mirando los de años pasados, no solo parece una mala idea, sino que además es un tanto arriesgado (suicida para mi gusto). Por muy caro y sofisticado que sea el programa de previsión de ventas o de ingresos que nuestra empresa maneje. No se pueden entender las propiedades de lo desconocido basándonos en  lo conocido. No tiene sentido, como bien entiende el gorrino el día se San Martin.

Lo que le ocurre al gorrino por San Martin, es lo que llamamos suceso raro o cisne negro. Un hecho no esperado que tiene implicaciones de gran impacto. Estos sucesos pueden ser buenos o pueden ser malos. Un cisne negro positivo, sería que mi blog recibiera en la primera semana diez millones de visitas y me convirtiera en un personaje celebre y millonario. Un cisne negro negativo es que se estrellen dos aviones en las torres gemelas un once de Septiembre, o que tus inversiones pierdan en una sola mañana el 50% de su valor.

Aclaración: que este post no tenga difusión no supondrá un cisne negro para mí. Mi sustento no depende de si tiene difusión o no. Solo he invertido parte de mi tiempo de ocio en escribirlo. Lo que supone una pequeña inversión para mí. Esto tiene que ver con las hormigas, cómo pudiste ver en los anteriores post.

Existe además otra cosa peculiar en los cisnes negros, y es que los buenos se forman de manera progresiva, mientras que los malos aparecen y golpean de forma rápida. Se necesita cierto tiempo para vender diez millones de libros (tiene que gustar a un número significativo de lectores, que funcione el boca a oreja, que el blog esté disponible…) pero se necesitan unas pocas horas para perder todos tus ahorros o incluso tu trabajo.

Muchas veces estamos sentados encima de un bidón de gasolina, pero como lleva mil días sin explotar podemos confirmar con toda seguridad que mañana no estallara. Es la gran prueba de que no existe peligro, de que un cisne negro no llamará a nuestra puerta. Esto muestra como no podemos conocer el futuro a través de nuestro conocimiento del pasado. Ver cisnes blancos no confirma la no existencia de cisnes negros. La creencia surge de la costumbre, y eso es muy peligroso.

*El ejemplo original es de Bertrand Rusell, y el utilizaba un pavo, yo lo he preferido hacerlo más Ibérico y utilizo un gorrino.

** A principios del siglo XVIII, los colonos ingleses que volvieron de Australia trajeron un cargamento de cisnes negros. Los cisnes negros son originales de Australia. Hasta ese momento, se pensaba que todos los cisnes eran blancos, porque eran blancos todos los que se conocían. Esto supuso una conmoción en la sociedad inglesa de la época, la aparición de una especie de cisnes de un color distinto al que estaban acostumbrados a ver, supuso una fuente de debate y de polémica.

Lectura adicional: El fenómeno del cisne negro esta estudiado a fondo por el profesor Nassim Nicholas Taleb en su libro el cisne negro.

 

0

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *