Asimetría y cisnes negros

31 enero, 2015 0 No tags 0

Como hemos visto, la realidad no es lineal. Esto implica que debemos desenvolvernos asumiendo que puede pasar cualquier cosa. Debemos ser conscientes de nuestra incapacidad para predecir acontecimientos futuros.

Si la realidad no es predecible, entonces debemos amoldarnos al máximo a la posible aparición de sucesos inesperados del tipo cisne negro (que tengan gran impacto en nuestros negocios y nuestras vidas). De hecho, podemos enfocar nuestro esfuerzo a la búsqueda de cisnes negros positivos.

Existe una estrategia para buscar cisnes negros positivos, basada en dedicar esfuerzo a sumar probabilidades de que nos sucedan cosas buenas. Debemos buscar la parte menos lineal de nuestra actividad, y potenciarla. Esto no quiere decir que todas las actividades sean escalables, hay profesiones que tienen grados de escalabilidad más altos que otras.

Como estrategia general, es recomendable no confiar demasiado en una planificación y programación demasiado metódicas y meticulosas. Básicamente porque matan la opcionalidad, como veremos más adelante. La estrategia debería estar centrada en reconocer oportunidades cuando se nos presentan y en juguetear y experimentar con ellas. Solo así podremos ir descubriendo cuales de estas oportunidades son realmente rentables. Ir jugando con estas ocasiones incrementa las probabilidades de acierto. Es la base del método prueba/error.

Planificar la innovación

24 enero, 2015 0 No tags 0

Se puede planificar el desarrollo de nuevos productos/servicios/negocios, lo que no se puede planificar es su éxito. Podemos realizar complejos desarrollos de proyectos, sustentados en complejos estudios de mercado, y todo ello bajo una gran y eficiente organización. Pero esto no evita que muchos de los productos terminen en la basura, y otros triunfen.

Esto se ve claramente en el mundo de la música o en el mundo editorial, Sectores que encuentran fenómenos de ventas inesperados.

Aquí van algunos ejemplos reales.

LTCM : Escojo este porque ya lo comenta Taleb y lo pone como ejemplo. A nada que investigues un poco verás que la realidad está plagada de LTCM´s. En 1998 varios genios incluso con premios Nobel de economía montaron un Hedge Fund que tenía cola de inversores. Estaban incluso varios profesores de Harvard o de Stanford e incluso un ex-vicepresidente de la FED. La gente más influyente de los estados Unidos invirtió con ellos. El Hedge Fund se llamaba Long Term Capital Management (LTCM), su estrategia básica era el “fixed income arbitrage” (algo así como arbitraje de renta fija.)

Nadie dudaba entonces de su futuro esplendoroso. Inicialmente los rendimientos fueron excelentes. La cosa es que fueron aumentando progresivamente el apalancamiento para no reducir la rentabilidad de su cartera. Hasta que el apalancamiento fue tan grande que cualquier leve movimiento del mercado en sentido contrario podía hundirlos. Y entonces sucedió lo imposible, Rusia suspendió pagos en su Deuda del Estado en verano del 1998. Deshaciendo la estrategia del LTCM.

A principios del 1998, el LTCM tenía $4.720 millones de clientes pero tenía invertidos por valor de $124.500 millones, es decir un apalancamiento de 25 veces. Para el 25 septiembre 1998, su apalancamiento aumentó hasta 250 veces, destruyendo totalmente al LCTM. Reventaron. Un cisne negro del blog.

TABLA LTCM GRAFICO LTCM

Nota: Las cantidades y fecha son aproximadas. Lo interesante es ver la aparición del cisne negro.

Harry Potter: Una primera edición del libro»Harry Potter y la piedra filosofal» fue publicada en 1997. Los libros de la saga de Harry Potter, han vendido más de 400 millones, en los 10 años de existencia de la saga.

La fortuna de Rowling (la escritora) se estima en 545 millones de libras (807 millones de euros), a pesar de que 11 años atrás era una madre separada que vivía de las ayudas estatales. Ya es una de las primeras fortunas de UK. Otro cisne negro de libro, esta vez en sentido positivo.

Es interesante observar como este tipo de cisnes negros positivos, se comportan de una forma diferente a los negativos. Los negativos llegan de golpe, como le pasó al fondo LTCM. Los positivos, tienen un proceso de acumulación en el tiempo. Resulta evidente que la primera edición de Harry Potter no vendió miles de libros del primer día. Se necesitó un proceso acumulativo, basado en el boca a oreja de la gente que lo iba leyendo y recomendando. Este proceso es el que diez años después ha permitido a la autora vender más de 400 millones de ejemplares.

Por cierto, nosotros tenemos ejemplos de cisnes negros en casa. No hay más que mirar a David Bisbal  (le eligieron en el casting, pero ni siquiera gano el concurso). Es el participante que más discos ha vendido, galas ha firmado y dinero ha ganado del concurso. El día que se presentó nadie hubiera podido predecir tal hazaña.

A cada cerdo le llega su San Martín, o cómo funciona un Cisne Negro

17 enero, 2015 0 No tags 0

Esta entrada es un resumen de la paradoja del pavo de Beltran Rusell. La adapto aquí para sostener los siguientes post, que tienen que ver con este concepto.

El once de noviembre se celebra San Martín, el día donde la percepción de la realidad de infinidad de gorrinos cambia drásticamente. Esta fecha es el día en el que se inician las matanzas para proveernos de embutidos.  Ya sabes, “A cada cerdo le llega su San Martín.”

Todo el conocimiento al que llegamos a través de la observación tiene ciertas trampas. Pensemos en el cochino al que alimentamos todos los días*. Su creencia día a día se va confirmando: “Que majete este humano que me alimenta tan bien”. Eso hasta el día de San Martin, donde deberá revisar su creencia (su conocimiento). Como se puede ver en este ejemplo, el hecho de la observación confirmatoria no aporta conocimiento relevante alguno.

Pero el drama es más profundo. El gorrino no solo debe revisar todo su conocimiento anterior, si no que el conocimiento que tenía era del todo equivocado (y mortal). Era un conocimiento que le aportaba una seguridad, una seguridad que se afianzaba y crecía cada día que le alimentábamos. De hecho, el máximo de su sentimiento de seguridad lo tenía la víspera de San Martin. Justo cuando su riesgo a palmar era máximo.

Tabla cisne negro españolGrafico cisne negro español
El cisne negro la práctica

Esto nos induce a pensar que realizar previsiones de ventas o de ingresos, mirando los de años pasados, no solo parece una mala idea, sino que además es un tanto arriesgado (suicida para mi gusto). Por muy caro y sofisticado que sea el programa de previsión de ventas o de ingresos que nuestra empresa maneje. No se pueden entender las propiedades de lo desconocido basándonos en  lo conocido. No tiene sentido, como bien entiende el gorrino el día se San Martin.

Lo que le ocurre al gorrino por San Martin, es lo que llamamos suceso raro o cisne negro. Un hecho no esperado que tiene implicaciones de gran impacto. Estos sucesos pueden ser buenos o pueden ser malos. Un cisne negro positivo, sería que mi blog recibiera en la primera semana diez millones de visitas y me convirtiera en un personaje celebre y millonario. Un cisne negro negativo es que se estrellen dos aviones en las torres gemelas un once de Septiembre, o que tus inversiones pierdan en una sola mañana el 50% de su valor.

Aclaración: que este post no tenga difusión no supondrá un cisne negro para mí. Mi sustento no depende de si tiene difusión o no. Solo he invertido parte de mi tiempo de ocio en escribirlo. Lo que supone una pequeña inversión para mí. Esto tiene que ver con las hormigas, cómo pudiste ver en los anteriores post.

Existe además otra cosa peculiar en los cisnes negros, y es que los buenos se forman de manera progresiva, mientras que los malos aparecen y golpean de forma rápida. Se necesita cierto tiempo para vender diez millones de libros (tiene que gustar a un número significativo de lectores, que funcione el boca a oreja, que el blog esté disponible…) pero se necesitan unas pocas horas para perder todos tus ahorros o incluso tu trabajo.

Muchas veces estamos sentados encima de un bidón de gasolina, pero como lleva mil días sin explotar podemos confirmar con toda seguridad que mañana no estallara. Es la gran prueba de que no existe peligro, de que un cisne negro no llamará a nuestra puerta. Esto muestra como no podemos conocer el futuro a través de nuestro conocimiento del pasado. Ver cisnes blancos no confirma la no existencia de cisnes negros. La creencia surge de la costumbre, y eso es muy peligroso.

*El ejemplo original es de Bertrand Rusell, y el utilizaba un pavo, yo lo he preferido hacerlo más Ibérico y utilizo un gorrino.

** A principios del siglo XVIII, los colonos ingleses que volvieron de Australia trajeron un cargamento de cisnes negros. Los cisnes negros son originales de Australia. Hasta ese momento, se pensaba que todos los cisnes eran blancos, porque eran blancos todos los que se conocían. Esto supuso una conmoción en la sociedad inglesa de la época, la aparición de una especie de cisnes de un color distinto al que estaban acostumbrados a ver, supuso una fuente de debate y de polémica.

Lectura adicional: El fenómeno del cisne negro esta estudiado a fondo por el profesor Nassim Nicholas Taleb en su libro el cisne negro.

 

Cisnes Negros

10 enero, 2015 0 No tags 0

El termino Cisne Negro (Black Swan) es un término de acuñación anglosajona. Esta expresión hace referencia a un suceso de acontecimiento altamente improbable. El término Cisne Negro proviene del convencimiento que se tenía en el Viejo Mundo, de que todos los cisnes eran blancos. Se tomaba como una creencia irrefutable ya que las pruebas empíricas, hasta ese momento, la confirmaban en su totalidad.

Creencia que tuvo que ser revisada al descubrirse Australia en el siglo XVII, cuando sus descubridores observaron la existencia de cisnes negros**. Este término, muestra la fragilidad de nuestro conocimiento y la extrema limitación de nuestro aprendizaje a partir de la observación o la experiencia. Muestra como una única observación puede invalidar creencias irrefutables basadas en experiencias de años.

En anteriores post ya comente lo que era razonamiento inductivo. Como de eso hace ya mucho tiempo, voy a hacer un breve repaso. El razonamiento inductivo obtiene  conclusiones generales a partir de premisas que contienen datos particulares.

Por ejemplo, de la observación repetida de objetos o acontecimientos de la misma índole se establece una conclusión para todos los objetos o eventos de dicha naturaleza. He observado un cisne blanco. He observado un segundo cisne blanco. He observado un tercer cisne, también era blanco. Conclusión: Luego, todos los cisnes son blancos.

En este razonamiento se generaliza para todos los elementos observados que son finitos (en este caso tres cisnes). Pero la verdad de estas premisas (tres observaciones de cisnes blancos). No hacen que la conclusión sea cierta (todos los cisnes son blancos). Puede que existan cisnes de otro color (negros, por ejemplo).

Según Hume: Ninguna cantidad de observaciones de cisnes blancos permite inferir que todos los cisnes son blancos, pero la observación de un solo cisne negro es suficiente para refutar esta conclusión.  Otro ejemplo de cómo nos equivocamos: Llevo viendo a mi madre viva todos los días desde hace 43 años. Mi madre es inmortal.

Los cisnes negros tienen dos características:

  1. Son impredecibles.
  2. Tienen un gran impacto (positivo, o negativo) en  nuestra vida.

De las dos características anteriores, podemos obtener dos conclusiones:

  1. No podemos hacer nada para preverlos
  2. Dado que los cisnes negros son impredecibles,  tenemos que amoldarnos  a su existencia.

Genera (te) nuevas oportunidades

3 enero, 2015 0 No tags 0

Debemos generar nuevas oportunidades de forma constante, que nos permitan incrementar nuestras probabilidades de éxito.

Para jugar con la no linealidad hay que estar preparado. Tenemos dificultades con el método prueba / error. Tenemos dificultades para aceptar que las series de pequeños fracasos (con los comentarios y aguijonazos que generan por parte de nuestro entorno), son necesarios en la vida. Es necesario que no te disguste perder, y no hacer caso a nadie.

La conclusión es esta: si no te arriesgas a tener pequeñas pérdidas, jamás conseguirás una gran ganancia. Nuestras abuelas decían “quien no se arriesga no cruza la mar”.

Debemos confiar menos en la planificación de arriba abajo, y más en concentrarnos al máximo en reconocer las oportunidades cuando se presentan, y juguetear con ellas. Siempre y cuando este juego esté regido por el principio: estar dispuesto a sangrar sin reventar. Es decir, siempre y cuando el juguetear con nuevas oportunidades no implique una excesiva inversión o apalancamiento (en dinero, tiempo, esfuerzo…), que de no resultar rentable nos lleven a la ruina (al cementerio).

Si no se arriesga nada, no se puede ganar nada. «Probar suerte» de vez en cuando, entendiendo las reglas del juego, es algo muy razonable. «Confiar en la suerte» como una política sistemática a seguir, es una estupidez.

Feliz Año!