El Experimento 2ª parte: Nadie sobrevive

13 diciembre, 2014 1 No tags 0

Vamos a llevar al límite el experimento, vamos a seguir avanzando unos años más, a ver qué pasa. Mira la tabla.

Año Universo de CEO´s Probabilidad (50%) CEO´s Supervivientes CEO´s No Supervivientes (El cementerio)
1 10.000 2 5.000 5.000
2 5.000 2 2.500 2.500
3 2.500 2 1.250 1.250
4 1.250 2 625 625
5 625 2 313 313
6 313 2 156 156
7 156 2 78 78
8 78 2 39 39
9 39 2 20 20
10 20 2 10 10
11 10 2 5 5
12 5 2 2 2
13 2 2 1 1
14 1 2 0 0

La conclusión da miedo. A la larga, nadie ni nada sobrevive. A todos nos termina por salir alguna vez una tirada que nos envía al cementerio. Nadie está a salvo, Ni los buenos, ni los malos, ni los regulares… ¿Entonces?

Entonces la cosa está en poder volver a la casilla de salida. En poder volver a la lista inicial de los 10.000. No importa la frecuencia con la que tengas éxito, si asumir un solo fracaso es demasiado caro (reventar).

Tenemos que asumir que a lo largo de nuestra vida vamos a tener que volver a la casilla de salida en más de una ocasión (A casi nadie le sale cara durante toda su vida). La cuestión es hacerlo de forma consciente, entendiendo lo que sucede. Con independencia de si la vuelta a la casilla inicial es obligada o voluntaria.

Nota: este experimento es de aplicación universal y funciona con personas, productos, servicios, y lo que se te ocurra.

Una cosa importante: para que una estructura de azar positiva te alcance, tienes que estar ahí, trabajando y apostando. Tenemos que acumular probabilidades de que pasen cosas buenas. Para poder estar entre los cinco del año once, tienes que poder haber entrado en la lista de los diez mil. La formación es importante, la educación es importante, el trabajar es importante, pero gran parte de las veces no es determinante para alcanzar el éxito*. Tenemos que asumir que el éxito/supervivencia tiene un componente de azar que escapa de nuestro control.

Tenemos que asumir que un fracaso después de un éxito, muchas veces es debido a que la estructura de azar cambió. Sólo comprendiendo cómo funcionan estas estructuras de azar, podemos entender y asumir el grado de azar (llámalo suerte si quieres) que hay en nuestros éxitos. Esto nos va a permitir entender que si el grado de azar (suerte) es grande, deberemos saltar del barco tiempo antes de que este empiece a hundirse.

Si muchos de los promotores inmobiliarios del mundo, hubieran entendido y asumido que su enorme éxito era fruto de estar en el sitio adecuado en el momento adecuado, hubieran podido vender sus negocios a tiempo. Lo hubieran hecho siguiente razonamiento: estoy donde estoy gracias no sólo a mi esfuerzo, si no también gracias a una serie de circunstancias promovidas por el azar. Así que antes de que esa estructura de azar se descomponga (se termine la suerte) voy a venderlo todo, y poder volver a la casilla de salida de forma voluntaria y controlando la situación.”

*Cómo entiendo el éxito: Alcanzar los objetivos que cada uno se marque.

 

0
1 Comment
  • ale
    marzo 9, 2019

    Dentro de los 10mil iniciales, muchos o pocos de ellos podran reconocer sus cualidades objetivas para triunfar y la volatilidad de la situacion que aunque hagan todo correcto se van al cementerio.
    Quienes objetiva y realmente poseen cualidades ventajosas deberian utilizar sus apuestas/exposiciones asi como quienes poseen ventaja en los juegos donde hay azar(poker, apuestas deportivas, otras ventajas reales fisicas). Podria aplicarse un criterio de Kelly que protege de la ruina asi como tambien existen criterios analogos al Kelly pero utilizados para determinar si existe o no ventaja real y como aprovecharla con el minimo riesgo(criterio Klotz)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *